Conociendo a tus mentores: Guillermo Ruíz (Toolea)

by

Guillermo-Ruiz-TooleaSW: ¿Quién eres? ¿A qué te dedicas? ¿Cómo has llegado hasta aquí?

Soy Guillermo Ruiz, CEO de Toolea. Nos dedicamos a simplificar el día de las empresas, centralizamos la comunicación a través una plataforma gamificada, con sus medallitas, puntos, rankings… y funciona! Más de 10.000 empresas ya trabajan con nosotros, vaya si trabajan! Pasan más de 4 veces el tiempo que pasan en las plataformas competidoras.
¿Cómo he llegado hasta aquí? Por lo que se ve los organizadores buscaban a un emprendedor que se dedicase a la gamificación, alguien de éxito, simpático, un referente… No lo encontraron y pensaron en mi.

SW: ¿Qué piensas de un evento como Startup Weekend?

Es genial ver cómo se puede iniciar el cambio en los ecosistemas emprendedores locales con eventos como SW. Somos organizadores de SW Cádiz, el primero tendrá lugar a comienzos de 2014, y siempre nos ha parecido el evento más productivo de este tipo. La forma en la que se organiza, los mentores…

SW: ¿Qué puedes aportar a los participantes?

Llevo en esto de las TICs casi 4 años. Hemos pasado por todas las fases: comienzo sin financiación currando 25 horas al día, financiación inicial con la llegada de los primeros usuarios, batacazos por el camino por no usar una metodología LEAN, resurgimiento, facturación… Sobre todo puedo enseñar como sacar ideas rápido, muy rápido, testearlas y pivotar hasta un concepto adecuado al usuario. Soy un MVP con patas, si me viese Steve Blank me adoptaría 😛

SW: ¿Con qué tipo de proyectos te identificarías mejor?

Con aquellos que se adaptan rápidamente y escuchan al usuario. No me gustan nada los “emprendedores Gollum” que piensan que tienen el próximo Google. Productos sencillos, orientados al consumidor y con facilidad para cambiar.

SW: Un consejo para las personas que “quieren y no se atreven”

Emprender no es sólo ser tu propio jefe. Te cambia la vida completamente, también la personal, empiezas a disfrutar todo mucho más y… desgraciadamente a sufrirlo. La línea que separa vida personal de profesional es casi inexistente. Esto es una montaña rusa, hay días en los que piensas que no va a salir nada bueno de esto y otros en los que crees que te vas a comer el mundo. Si alguien quiere y no se atreve es que no quiere lo suficiente, yo os animo a intentarlo, a sufrir y disfrutar con cualquier éxito, por pequeño que sea.